Quiste sebáceo

Es un saco cerrado bajo la piel lleno con una material de apariencia caseosa o aceitosa.

Nombres alternativos

Quiste epidérmico; Quiste queratínico; Quiste epidermoide

Causas, incidencia y factores de riesgo

Los quistes sebáceos con frecuencia se originan a partir de la inflamación de los folículos pilosos o también por un trauma cutáneo. En dichos quistes, se forma un saco de células dentro del cual se secreta una proteína llamada queratina.

Estos quistes por lo general se encuentran en la cara, el cuello y el tronco; usualmente, son protuberancias que se mueven libremente debajo de la piel, crecen lentamente y no causan dolor. Sin embargo, en ocasiones un quiste puede inflamarse y presentar sensibilidad.

Síntomas

El síntoma principal generalmente es una pequeña protuberancia indolora debajo de la piel. Sin embargo, si ésta se infecta, se puede presentar enrojecimiento, sensibilidad o aumento de la temperatura de la piel sobre el área.

Un material blanco grisáceo, caseoso y maloliente puede drenar del quiste.

Signos y exámenes

En la mayoría de los casos, el médico puede diagnosticar este tipo de quiste simplemente examinando la piel. En ocasiones, se puede requerir una biopsia para descartar otras afecciones.

Tratamiento

Los quistes sebáceos no son peligrosos y tienden a ser ignorados. El hecho de colocar una compresa caliente y húmeda sobre el área puede ayudar a que el quiste drene y sane.

Si se presenta un quiste pequeño e inflamado, el médico puede inyectarlo con un medicamento esteroide que reduce la hinchazón.

Si el quiste se torna inflamado, sensible o grande, el médico puede extirparlo quirúrgicamente y es un procedimiento que se lleva a cabo en el consultorio médico.

Expectativas (pronóstico)

Los quistes grandes y dolorosos pueden interferir con la vida diaria.

Complicaciones

En ocasiones, estos quistes pueden resultar infectados y formar abscesos dolorosos.

Los quistes pueden retornar después de ser extirpados quirúrgicamente.

Situaciones que requieren asistencia médica

La persona debe consultar con el médico si se observan nuevas tumoraciones en el cuerpo. Aunque los quistes no son peligrosos, el médico debe examinarlo para buscar signos de cáncer de piel.

Referencias

Habif TP. Clinical Dermatology. 4th ed. St. Louis, Mo: Mosby; 2004.

Roberts JR, Hedges JR. Clinical Procedures in Emergency Medicine. 4th ed. Philadelphia, Pa: WB Saunders; 2004.
[ad#Encima debajo artículos]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.