clases ciclo indoor virtuales

Clases dirigidas virtuales, nuestra opinión

Se están poniendo de moda, tanto por coste como por comodidad las clases virtuales en los gimnasios. Es un tema delicado, ya que como en todo, existe gente a favor y gente en contra, en este artículo intentaremos expresar nuestra modesta opinión.

Los inicios de las clases virtuales

Hace relativamente poco tiempo, oímos por primera vez esos términos juntos, «Clase dirigida virtual«, asombrados y con cierto miedo ante lo que parecía una ventana abierta al futuro, vimos que no era para tanto, ya que sólo era un vídeo sustituyendo a un instructor de carne y hueso. La primera pregunta que nos hicimos fué si esa pantalla sería capaz de transmitir calidez humana, resolver las dudas de los alumnos, motivar a la clase… en fin, suplementar al instructor real.

Dejando de lado nuestros pensamientos, hemos ido viendo que ya hay gimnasios que han sustituido a los instructores de ciclo indoor o aerobic por pantallas TFT o proyectores y cada vez son más los que se lo plantean, ya que sin duda es más económico poner un televisor con un vídeo que pagar el sueldo de un instructor, pero ¿és realmente lo mismo?

A quién pueden servir

Las clases virtuales podrían ser adecuadas puntualmente para gente de nivel medio – alto, que sabe trabajar con el pulsómetro, que sabe cómo ajustar la bicicleta perfectamente y no va a necesitar ayuda del instructor porque ya saben de lo que van. Para entrenar en casa sería una forma buena de tener un entrenamiento guiado, mejor que rodar con música al tun tun sin duda.

A quién no van (o deberían ir) dirigidas

A los principiantes con dudas, a los que se compran una bicicleta para hacer ejercicio en casa, a gimnasios dónde puede haber gente (siempre la hay) principiante, a gente que no utiliza pulsómetro, en general, a la gente sin experiencia previa. En las primeras clases la asistencia real de un instructor es vital, ya que realizar ciclo indoor o cualquier otra actividad dirigida sin la debida precaución puede ser peligroso, sobre todo en según que estado de forma nos encontremos o la edad que tengamos.

Gimnasios con clases virtuales

Este apartado necesitaría un artículo a parte. Sabemos que los gimnasios son empresas que buscan el beneficio económico a cambio de prestar un servicio. Eso todos lo tenemos claro, pero la avaricia a veces rompe el saco, y ya hay gimnasios que no tienen instructores, tienen proyectores que cada hora ponen una clase distinta. ¿Hasta qué punto es correcto hacer eso? Desde nuestro punto de vista, eso debería ser ilegal, ¿que pasa si alguien se lesiona porque nadie le ha dicho cómo lo tiene que hacer?

Hay algunos gimnasios que utilizan las clases virtuales en horas de poca afluencia de publico, aunque seguimos pensando que ese principiante que le dé por ir ese día a esa hora, lo puede pasar mal y en el peor de los casos lesionarse.

Conclusión

Nuestra conclusión es que las clases virtuales no deberían de ir dirigidas a gimnasios o centros deportivos, más que nada por seguridad y por no poder dar asistencia a quienes lo necesiten. La opinión de los usuarios de gimnasios es clara y bastante unánime con un NO rotundo a las clases virtuales en gimnasios. Las clases virtuales pueden tener cabida para usuarios medios o avanzados que entrenen en casa por falta de tiempo, y en ningún caso en gimnasios o centros deportivos.

Un vídeo jamás podrá reemplazar el trabajo de un instructor en un gimnasio, por muy barato que salga, lo vemos pan para hoy y hambre para mañana.

1 comentario en “Clases dirigidas virtuales, nuestra opinión”

  1. Amen…. Se intentan hacer cosas nuevas. y al final todo conduce a lo mismo… alimentar la avaricia del empresario….
    Tampoco comparto el estar en una clase con monitor y que detras haya una pantalla en la que ves paisajes….Si quiero esto me voy al monte con mi bicicleta….
    Esto es ciclo indoor….. y punto…. indoorrrrr

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.