Limitantes del rendimiento en la sala de ciclismo

Limitantes del rendimiento en la sala de ciclismo

Durante las sesiones de ciclismo indoor debido al ejercicio de alta intensidad y al calor de la sala, la temperatura corporal aumenta mucho. De los 37ºC que es lo normal, a los 40ºC, siendo a partir de los 41ºC muy alto el riesgo para la salud, influyendo en nuestro rendimiento y pudiendo  llegar a ser mortal.

El hipotálamo actúa como un sensor térmico y pone en marcha diferentes mecanismos para regular la temperatura central del cuerpo. Los mecanismos fisiológicos fundamentales son:

  1. VASODILATACIÓN
  2. SUDORACIÓN

La vasodilatación, consiste en la apertura de los vasos sanguíneos, con lo que aumenta el flujo  de sangre hacia esa zona. De esta forma la sangre caliente desde dentro del cuerpo se dirige hacia la superficie, protegiendo así a los órganos vitales (cerebro, corazón, pulmones , hígado, riñones, etc.) que necesitan mantener una temperatura muy estable.

Un signo visible de esta redistribución sanguínea es el color sonrosado que se puede ver en el rostro de los usuarios cuando la sala de ciclismo tiene alta temperatura y humedad relativa.

Esta redistribución del flujo sanguíneo tiene entre otras, una consecuencia que es importante conocer cuando practicamos ciclismo indoor, la bajada de la presión arterial.  Con el objetivo de mantener la presión sanguínea el organismo  aumenta  la frecuencia cardiaca que junto con el aumento del volumen sistólico  hará que el gasto cardiaco aumente, lo que mantendrá la presión arterial valores estables.

Es por este motivo por lo que a una misma intensidad de trabajo durante la sesión de ciclismo indoor, si la temperatura es alta, la frecuencia cardiaca también será mayor. Si solamente nos guiamos por la frecuencia cardiaca en la sala  y no tenemos en cuenta otros indicadores de la intensidad de trabajo,  es posible que no estemos trabajando en la zona que realmente queremos.

Otra consecuencia  de la redistribución del flujo sanguíneo es que llega menos volumen de sangre a los músculos que están trabajando, que necesitan oxigeno y nutrientes, esto supone una disminución del rendimiento y una mayor sensación de fatiga a trabajos en la misma intensidad.

El otro mecanismo fisiológico que utiliza el cuerpo humano para regular la temperatura corporal es la SUDORACIÓN.

Cuando la temperatura  de la sala es mayor que la de la piel, el gradiente normal de temperatura se invierte y el cuerpo gana el calor que hay en la sala. Entonces el único medio para disipar dicho calor es la sudoración, siempre y cuando la humedad de la sala permita que el sudor se evapore, y es aquí donde tenemos otro gran problema en el ciclismo indoor, la humedad. Esta suele ser muy alta en la sala y esto limita mucho la evaporación del sudor, por lo que la temperatura sigue subiendo y nosotros todavía sudaremos más, entrando así es un serio riesgo de deshidratación, ya que  si la sudoración se mantiene mucho tiempo habrá un paso de líquido intracelular al espacio extracelular, para que pueda mantenerse la sudoración y con ella la eliminación de calor.

El consejo es beber agua, antes, durante y después del ejercicio, pero debemos ser conscientes de que la composición del sudor no es solamente agua. El sudor tiene elementos como el Sodio, Cloro, Potasio y también en menor cantidad Urea, ácido láctico, Magnesio, Nitrógeno, Bicarbonato Sódico, y algunas vitaminas hidrosolubles.

Por todo ello habrá que rehidratarse con bebidas enriquecidas con estos elementos, de lo contrario si la sudoración es grande y la reposición se hace solamente a través de agua podríamos aumentar las ganas de orinar y potenciar aún más la deshidratación.

Otra buena recomendación seria llevar ropa lo más liviana posible  que permita una buena evaporación del sudor, evitando prendas de algodón y sobre todo lo que quedaría completamente desaconsejado sería la utilización de prendas  como cortavientos o fundas de plástico que pondrían en serio peligro nuestra salud.

A todos nos gusta sudar, si no sudamos parece que no hemos hecho ejercicios,  pero lo que debe quedar claro es que hay muchos factores que modifican la sudoración sin que ello suponga un aumento en la intensidad real de trabajo que estamos haciendo. Es decir, hay que sudar lo justo y no pensar que cuanto más se suda, más intensidad tiene el ejercicio que estamos desarrollando.

José Antonio Hidalgo Martí­n (facebook)
Licenciado en Ciencias de la Actividad Fí­sica y el Deporte
Especialista en Salud
Experto Universitario en Entrenamiento Deportivo
Profesor en el Secretariado de Deportes de la Universidad de Alicante

4 comentarios en “Limitantes del rendimiento en la sala de ciclismo”

  1. Voy a recomendar este articulo a una amiga que tiene la costumbre de ponerse una bolsa de basura alrededor de la barriga porque dice uqe pierde mas grasa…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.