El remedio tibetano, el ajo

Escrito hace 4 años por Angel M, en Artículos, Nutrición, Salud (2) Comentarios

La antigua civilización griega utilizaba el ajo –machacado, hervido e incorporado al vino que consumían- para ayudar con las infecciones y para ayudar en el proceso de recuperación de los enfermos. Por su parte, los egipcios les daban ajo a sus esclavos en cantidades masivas, ya que pensaban que era la mejor manera de mantener su salud y proteger la inmersión de dinero que ellos representaban.

Como vemos en estos dos ejemplos el mundo antiguo le daba mucha importancia al ajo como un excelente fortalecedor y estimulante de la salud, pero nadie le daba tanta importancia como los egipcios que lo consumían en cantidades importantes.

Los papiros de Ebers daban a conocer al ajo como un ingrediente que se encontraba en 22 formulas para curar todo tipo de males, desde las picaduras de aun escorpión como problemas en el sistema circulatorio.

Las parteras de Grecia, también, ponían dientes de ajos en las maternidades para proteger de los maleficios a los recién nacidos.

Y los chinos, quienes le dan mucha importancia a los elementos naturales prescribían al ajo para infecciones, problemas respiratorios y enfermedades circulatorias.

Cura Tibetana del ajo

Se trata de una cura realizada con ajo macerado, según una receta que se encontró en un monasterio budista del Tíbet. La misma tiene la finalidad de desintoxicar el cuerpo.

Ingredientes: 350 gramos de ajos crudos, pelados y triturados, ¼ litro de alcohol de 70º para uso interno.

Elaboración: ponemos los ajos ya machacados junto con el alcohol dentro de un frasco de vidrio. Lo cerraos bien y lo colocamos en la heladera por 10 días, pasado ese tiempo lo filtramos con un colador de gasa. Este líquido lo pondremos nuevamente en el frasco y lo tendremos en la heladera por 2 días. Tras los 2 días ya está listo para ser tomado. Esta preparación se toma de a gotitas con un poco de agua antes de las tres comidas principales siguiendo el siguiente esquema:

  • Día 1: Desayuno: 1 gota / Almuerzo: 2 gotas / Cena: 3 gotas
  • Día 2: Desayuno: 4 gotas /  Almuerzo: 5 gotas  /Cena: 6 gotas
  • Día 3: Desayuno: 7 gotas / Almuerzo: 8 gotas / Cena: 9 gotas
  • Día 4: Desayuno: 10 gotas / Almuerzo: 11 gotas / Cena: 12 gotas
  • Día 5: Desayuno: 13 gotas / Almuerzo: 14 gotas / Cena: 15 gotas
  • Día 6: Desayuno: 16 gotas / Almuerzo: 17 gotas / Cena: 18 gotas
  • Día 7: Desayuno: 17 gotas / Almuerzo: 16 gotas / Cena: 15 gotas
  • Día 8: Desayuno: 14 gotas / Almuerzo: 13 gotas / Cena: 12 gotas
  • Día 9: Desayuno: 11 gotas / Almuerzo: 10 gotas / Cena: 9 gotas
  • Día 10: Desayuno: 8 gotas / Almuerzo: 7 gotas / Cena: 6 gotas
  • Día 11: Desayuno: 5 gotas / Almuerzo: 4 gotas / Cena: 3 gotas
  • Día 12: Desayuno: 2 gotas / Almuerzo: 1 gota / Cena: 25 gotas

El ajo según las investigaciones que se fueron llevando a cabo a lo largo del tiempo tiene muchas ventajas: Ayuda a mejorar el sistema inmune dándole al organismo resistencia frente a las infecciones. Ayuda a eliminar los altos grados de colesterol.

Es muy bueno para los casos de hipertensión y los problemas de circulación. Según se pude ver en el manuscrito tibetano, además, los beneficios son:

  • Limpia al organismo de grasas liberándolo de los cálculos depositados
  • Ayuda a mejorar el metabolismo y disminuye el peso del cuerpo, permitiendo alcanzar el peso normal
  • Deshace los coágulos de sangre y permite la elasticidad de los vasos sanguíneos, ayudando a curar la arteriosclerosis
  • Mejora la isquemia, la hipertensión y la sinusitis, además de distintas enfermedades en los pulmones
  • Cura el diafragma y el miocardio enfermo
  • Mejora los dolores de cabeza, haciéndolos desaparecer
  • Cura la artrosis y la artritis
  • Cura las hemorroides y la gastritis

Inconvenientes de la cura tibetana con ajo

El primer inconveniente que puede aparecer es en las personas que tengan el estomago muy débil o irritable. No deben tomarlo tampoco las personas con ulceras intestinales.

Observaciones: El alcohol donde se macera el ajo se torna de un color verde, esto es normal, gracias a ciertos principios activos que tiene el ajo. Cuando la receta se encuentre lista debes conservarla en la heladera y si en esos días realizas un viaje llevar un frasco para no interrumpir el tratamiento.

En los primeros días puede aparecer reacciones cutáneas mareos, dolor de estomago. Muchas de estas manifestaciones son consecuencia de la acción desintoxicante del ajo en nuestro cuerpo.
[ad#Encima debajo artículos]

Suscríbete a nuestra lista de correo y enterate de todo.

Tags : , ,

2 comentarios para este artículo:
  • http://www.foroindoor.com ramona

    Se puede sustituir la cazalla o el anis seco por el aguardiente para la cura del ajo? contestadme por favor,gracias

    • admin

      Hola ramona si que se puede, ya que lo uqe se busca es una alta graduación alcohólica.