Lesiones del cartílago

Todas las superficies de deslizamiento articular, como sucede por ejemplo en una rodilla, están cubiertas por cartílagos protectores del hueso en las zonas de contacto. Dicho cartílago se nutre de líquido sinovial -de color amarillo viscoso y que lubrifica la articulación- y es avascular -no tiene vasos ni nervios- por lo tanto no tiene capacidad de dolor.

La fricción anómala por mala coaptación de superficies o por sobrecarga provocará alteraciones patológicas en estos cartílagos. El hueso al perder su protección también sufrirá un proceso degenerativo, ocasionando con el tiempo artrosis, que es una degeneración del cartílago articular.

La lesión del cartílago es el ‘principio del fin de una rodilla’. Todas las patologías inciden sobre éste al no tener capacidad de cicatrizar. El cartílago no se cura -no está vascularizado- de ahí su problemática.

¿Qué alternativas le queda a un jugador con un proceso de degeneración del cartílago que ya ha comenzado? Solamente en grado uno -existen 4 tipos de lesiones o grados- es reversible, en el resto no. Así pues la retirada forzosa es una opción.

Leer másLesiones del cartílago

Beber cerveza tras el deporte facilita recuperar el músculo con agujetas

Beber cerveza después de hacer deporte facilita la recuperación de los músculos con agujetas o que muestran síntomas de fatiga gracias a su efecto antioxidante, según ha dicho el profesor de Fisiología del Ejercicio INEFC de Medicina de la Universidad de Barcelona Joan Ramón Barbany.

Leer másBeber cerveza tras el deporte facilita recuperar el músculo con agujetas

Lesiones del ligamento cruzado anterior

Los entrenamientos de fuerza combinados con otros ejercicios y aprendizajes mejoran el movimiento de la rodilla y reducen la probabilidad de sufrir estas roturas.

La rotura del ligamento cruzado anterior es una de las lesiones más temidas por los deportistas, tanto por el dolor que provoca como por el tiempo que se requiere para su recuperación. Una lesión de este tipo provoca que el jugador se pierda prácticamente toda la temporada y, aun así, no se garantiza la recuperación total de la movilidad. Incluso en muchas ocasiones se recomienda pasar por el quirófano si se quiere volver a competir al máximo nivel.

El ligamento cruzado anterior (LCA) es un importante estabilizador de la rodilla. Su función es la de limitar el desplazamiento de la articulación por encima de los límites anatómicos. Su rotura, parcial o completa, se produce después de un cambio súbito de dirección. Además, un 80% de este tipo de lesiones se producen sin contacto físico, y la mayoría de ellas durante el aterrizaje de un salto. Sin embargo, aunque no tan frecuentemente, las lesiones del LCA pueden deberse a un golpe en un lado de la rodilla, por una parada rápida combinada con cambio de dirección o una extensión extrema de la rodilla (hiperextensión).

[ad#Medio post]

La práctica de deportes como el baloncesto, el fútbol, el fútbol americano y el esquí es la causa más común de ruptura total o parcial del LCA. Un sonido “crujiente” en el momento de la lesión es suficiente para sospechar a una posible rotura. Automáticamente se presenta dolor severo y, tras pocos minutos, acostumbra a inflamarse la rodilla. Los síntomas serán ya claros si, al cabo de un tiempo prudencial, se sufre inestabilidad en la articulación de la rodilla.

Leer másLesiones del ligamento cruzado anterior

Dolor de rodilla, causas y remedios

¿Quién no se ha quejado en alguna ocasión de sufrir molestias en una de sus rodillas, o en ambas?

dolor de rodilla

Esta articulación nos permite andar, correr, saltar, agacharse, estar de cuclillas.., en definitiva, sometida a muchas tensiones y presiones, nos garantiza la posibilidad de desenvolvernos en un amplio arco de actividades que, todo hay que decirlo, se vería seriamente limitado si, por cualquier causa, sufriéramos en ella una desafortunada lesión.

[ad#Medio post]

Es más, parece que la rodilla no es del todo perfecta. Especialistas en biomecánica han afirmado en este sentido que su diseño natural no es el más adecuado para permitir al ser humano ejercitar movimientos del todo habituales. Dicen que se trata de una articulación con poco encaje entre sus superficies, las condilares del fémur y la meseta tibial, lo que, si bien le confiere una gran amplitud de movimientos, la hace muy vulnerable a las lesiones si éstas se producen de forma brusca. Entre sus protecciones, destacan los dos ligamentos cruzados (anterior y posterior) situados en el interior de la articulación, que fijan y sujetan entre sí la tibia y el fémur, e impiden desplazamientos excesivos y deslizamientos anormales.

Leer másDolor de rodilla, causas y remedios

¡No olvides trabajar los lumbares!

Al realizar muchos ejercicios para trabajar la zona abdominal, es conveniente casi imprescindible trabajar en igual proporción la zona lumbar. Aquí te damos algunos consejos prácticos y te explicamos por qué es importante.dolor lumbar

¿Por qué es necesario?

Trabajar los músculos agonistas sin hacerlo con los antagonistas, los que realizan la acción contraria, no es una buena idea. En nuestro caso los agonistas son los abdominales, responsables de un movimiento de flexión del tronco, y los antagonistas los lumbares, que lo extienden atrás. Para equilibrar tu tronco tienes que trabajar ambos grupos.

Ejercicios para reducir las molestias

El dolor en la zona lumbar es una de las quejas médicas más habituales entre los adultos. De hecho los problemas relacionados con el dolor en la zona lumbar son responsables de más horas de trabajo perdidas que cualquier otro tipo de lesión laboral, y son una de las causas más frecuentes de limitación de actividad en los individuos menores de 45 años.

[ad#Medio post]

En el caso en que el individuo ya sufra molestias, el ejercicio puede ayudarle a restablecer sus funciones. Recordemos que los músculos que cruzan la articulación de la cadera son una especie de cable que aguanta la pelvis, por eso la tensión de todos estos músculos, que son muchos, puede afectar gravemente a la biomecánica de la columna vertebral.

Por ejemplo, si los isquiotibiales están tensos y acortados (como puede pasar en el caso de un corredor que no haga buenos estiramientos ni trabaje aparte sus cuádriceps), es posible que ni siquiera unos músculos abdominales fuertes consigan controlar su curvatura lumbar.

Fortalecer, el objetivo

La debilidad de la musculatura del tronco es un importante indicador del riesgo de padecer problemas en la zona lumbar. El sistema muscular es el único mecanismo por el cual podemos ejercer una influencia efectiva y permanente sobre la estructura y función de la columna vertebral.De todas formas a la hora de empezar con la rutina hay que escoger aquellos ejercicios más adecuados y siempre se han de hacer sin dolor alguno.

Por ejemplo, las extensiones de tronco atrás que tantas veces hemos visto en los gimnasios, se han de realizar de forma lenta y muy controlada; los movimientos balísticos están contraindicados.

Leer más¡No olvides trabajar los lumbares!

El síndrome piramidal

Cuando las molestias de espalda no se localizan exactamente en la zona lumbar y se centran más en glúteos alcanzando parte del muslo posterior podremos pensar que nuestro deportista lesionado sea víctima del síndrome piramidal.musculo piramidal

A menudo es común confundirlo con una lumbalgia o una ciática. El músculo “piramidal” o “piriforme” de la pelvis es un conjunto de fibras musculares que se extiende desde el hueso sacro (hueso final de la columna) por debajo del glúteo mayor que es la masa carnosa más apreciable de las nalgas, hasta insertarse en el trocánter mayor de la cabeza del fémur, esto es en la mismísima cadera. Por lo anteriormente expuesto es fácil deducir que toda palpación se realizará a través del glúteo, profundizando hasta llegar a una zona hundida que no es otra cosa que el agujero o cavidad que emplea el nervio ciático para salir a recorrer el muslo y la pierna desde su inicio en la columna lumbar baja y el sacro.

Leer másEl síndrome piramidal

todo sobre las agujetas

Seguro que a todos más de una vez nos ha dado por hacer deporte después de estar un tiempo inactivos y al día siguiente hemos amanecido con dolores horribles que impiden movernos normalmente. Son las famosas agujetas o científicamente bautizadas como: dolor muscular de origen retardado (DOMS en inglés). agujetas

El mito de que las agujetas son cristales de ácido láctico que pinchan al músculo es erróneo, ya que se ha visto como en personas con la enfermedad de McArdle, incapaces de producir ácido láctico, también sufrían dolor muscular de origen retardado.

Los actuales estudios apuntan como principal causa a una reacción inflamatoria en respuesta a las microlesiones musculares y tendinosas que se producen al no estar el músculo adaptado a la intensidad del ejercicio. Es decir, el músculo hace un ejercicio de intensidad al que no está acostumbrado, se producen microlesiones musculares y tendinosas, lo que hace que se acumulen gran cantidad de metabolitos o desechos, que dan paso a una reacción inflamatoria e irritan las fibras nerviosas produciendo dolor.

¿Cómo tratar las agujetas?

Leer mástodo sobre las agujetas

Tirones musculares

Tirón es el nombre vulgar de un estiramiento o desgarro de un músculo o tendón provocado por una contracción forzada del músculo mientras se realiza una actividad. Se produce en mayor parte de los casos cuando se está saltando, corriendo, levantando objetos pesados o lanzándolos.

Se identifica por una sensación de quemadura o de rotura en el músculo dado, este músculo duele, no lo podemos usar al 100% de su efectividad y puede estar hinchado o presentar hematomas.

Leer másTirones musculares