Calas que mejoran el rendimiento y reducen lesiones

El departamento de Podologia de la Universidad de Sevilla han creado un nuevo tipo de calas para ciclismo que ha sido capaz de mejorar el rendimiento y a su vez reducir las lesiones en los ciclistas. No contentos con este resultado, las calas además son creadas con la última tecnología en impresoras 3D en material plástico, lo que las hace también accesibles a todo el mundo por su bajo coste de fabricación.

/* adsense bloque before posts */ /* end before post adsense */

En una nota, la US ha explicado que cuando un ciclista se monta en su bicicleta las calas posibilitan su unión mediante unas piezas triangulares que anclan los zapatos a los pedales, siendo un sistema de ajuste heredado del mundo del esquí que desde mediados de los años 80 se utilizan también en ciclismo. Si bien las calas han supuesto una innovación respecto al sistema de rastrales usado anteriormente, muchas de las investigaciones llevadas a cabo en relación a las lesiones por sobrecarga de los músculos en la práctica ciclista han demostrado que una mala colocación de las mismas puede producir varios tipos de lesiones. Esto es totalmente cierto por lo tanto no olvides leer como colocar tus calas y si lo que realmente quieres llevarlas ajustadas al milímetro te recomendamos este instrumento.

Foto calas
Estas calas prometen!

De esta forma, el profesor colaborador de Podología Javier Ramos ha señalado que “muchos aficionados al ciclismo alinean sus calas a través de la experiencia y del acierto-error”, pero su grupo ha sido el único que ha formulado matemáticamente el “correcto” ajuste rotacional y longitudinal de las mismas. Así, los resultados de los proyectos, publicados en las revistas ‘Clinical Journal of Sport Medicine’ y en ‘Science & Sport’, son los que han supuesto las bases para el diseño de un nuevo sistema de calas que ayuda a prevenir las lesiones de rodilla del ciclista por sobrecarga o mala utilización de las calas actuales.

De este modo, la invención ha consistido en un sistema formado por dos piezas, una fijada a la suela de la zapatilla y la otra a la anterior a través de un tornillo central por el que se realizan las rotaciones necesarias. Gracias a los estudios de biomecánica llevados a cabo por los investigadores del grupo Hermes de la Universidad de Sevilla, se han conseguido reducir los tres ajustes que disponen los modelos actuales de calas a sólo uno, el rotacional, puesto que se ha demostrado que el resto de ajustes longitudinales no son necesarios al haber calculado matemáticamente el lugar exacto y universal al que se debe colocar la base de la cala, que corresponde al 43 por ciento de la longitud de la zapatilla.

“La gran zona de lesiones del ciclista siempre ha sido la rodilla, debido a que si la aplicación de fuerzas en el pedal no presenta un patrón de normalidad, es común que aparezcan problemas de salud relacionados con sobrecarga de esta articulación, pero también en el rendimiento muscular del miembro inferior”. Además ha añadido que “gracias al nuevo sistema que se ha desarrollado se simplifica el ajuste de las calas, pudiendo determinar la posición exacta de la misma en base a los parámetros del miembro inferior y minimizando el riesgo de sufrir una lesión como consecuencia de las fuerzas aplicadas sobre el pedal ante un posicionamiento inadecuado”.

Javier Ramos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.