proteger-rodillas-spinning0.jpg

Aprende a proteger tus rodillas en spinning

Cuando hablamos de actividades de bajo impacto para las articulaciones, nos encontramos el ciclismo entre ellas, y si al ciclismo le quitamos todos los peligros relacionados con desplazarse sobre la tierra, nos encontramos con que el spinning es una de las actividades más seguras que existen. Aún así, lo cierto es que no estamos fuera de peligro para nuestras enemigas las lesiones, y las rodillas en spinning son una de las articulaciones que más papeletas tienen.

Prevención de lesiones de rodilla en spinning

Afortunadamente la mayoría de lesiones de rodilla se pueden prevenir. Cuando hablamos de lesiones en bicicletas hay tres términos clave para evitarlas, ajuste de la bicicleta, ajuste de la bicicleta y ajuste de la bicicleta. Un 95% de las lesiones de rodilla que se producen en ciclo indoor son provocadas por un mal ajuste de la bicicleta. El otro 5% son lesiones que ya se acarreaban con anterioridad y se hubieran producido de igual manera haciendo cualquier otra actividad.

Ajustar el asiento

Una de las cosas fundamentales es saber ajustar la altura del asiento correctamente. Lo vemos cada día, hay muchísima gente que no sabe ajustar correctamente la altura del asiento, y eso se traduce en lesiones y malestar sobre la bicicleta. Te recomendamos que te leas este artículo sobre cómo ajustar correctamente la altura del sillín.

Y como sabéis, el asiento no se regula solo de arriba hacia abajo o viceversa, también puede moverse horizontalmente.Hay que tener en cuenta que un sillín demasiado atrasado no nos dejará tener los codos flexionados ni los hombros relajados. Por el contrario, si pedaleamos demasiado adelantados hará que nuestras rodillas vayan también demasiado adelantadas, rebasando así el centro del eje del pedal, lo que podría provocar lesiones innecesarias. Para conseguir que este reglaje sea perfecto utilizaremos la siguiente técnica: Una vez subidos a la bicicleta, colocaríamos las bielas y pedales paralelos al suelo con los pies perfectamente anclados al pedal, y fijándonos en la pierna que queda más adelantada, dejaremos caer una plomada desde la rótula hasta el pedal, debiendo coincidir el plomo con el centro del eje del pedal.

Quizás te interese: Cómo ajustar correctamente el asiento de la bicicleta de spinning.

Ajuste del manillar

El manillar y el sillín están conectados en cierta forma, y lo que lo conecta es ni más ni menos que nosotros mismos. Colocaremos el manillar, más o menos, a la altura del sillín. Es frecuente que nos encontremos en este punto, como ya hemos mencionado, con situaciones especiales. Por ejemplo ciclistas que por la costumbre de buscar una mayor aerodinámica, coloquen el manillar en su punto más bajo o bien de mujeres embarazadas que deben llevar el manillar más alto de lo normal para una mejor posición más cómoda. Esto último lo debemos saber aconsejar si se presenta la ocasión.
En algunas bicicletas podremos regular también el manillar hacia delante o hacia atrás. Aplicaremos la misma regla que para adelantar o atrasar el sillín, es decir, no tener demasiado extendidos los codos ni demasiado tensos los hombros y por otra parte evitar echarse el manillar demasiado encima.

Para conseguir esta regulación utilizaremos la siguiente técnica:

Una vez regulados sillín y manillar según los pasos explicados anteriormente, colocaremos nuestro codo en la punta del sillín y extenderemos el antebrazo y la mano hasta quedar una separación entre nuestros dedos y el manillar de entre 2 y 5 cm.

Ajuste de las calas

posicion calas

Partimos de la base de que el punto de máximo apoyo del pie corresponde al centro de la cabeza del primer metatarsiano, donde se unen los dedos con el resto del pie ( a la altura de donde suele salir el juanete del dedo gordo).

Para aprovechar lo mejor posible toda la potencia extensora de la pierna (o pedalada, o “golpe de pedal”) y a la vez, evitar problemas musculares y tendinosos, tendremos que hacer coincidir el punto descrito en el párrafo anterior con el centro del eje del pedal. De modo que queden en la misma línea vertical (recuadro azul del gráfico).

Otra consideración importante y a tener en cuenta es la siguiente:  las dos zapatillas tienen que quedar perfectamente paralelas entre ellas y en línea con el eje longitudinal de la bicicleta. Los talones y las punteras no deben estar ni hacia adentro, ni hacia afuera.

Seguir mejorando el ajuste

Jamás vamos a conseguir un ajuste perfecto de nuestra bicicleta a la primera, por ello es necesario si entrenamos en un gimnasio ir tomando notas de cómo hemos ajustado la bicicleta y si hemos tenido alguna molestia. Con nuestra tabla de Ajustes de la bicicleta de spinning según molestias podrás ir mejorando tu ajuste según vayas rodando y reducir tu riesgo de lesión al mínimo!

 

Angel MAprende a proteger tus rodillas en spinning